2012
Thar she blows
Proyecto Travesía
Ecomuseo de la Ballena Gris. Baja California, Mexico.

I. Introducción

Las ballenas, gracias a su espectacular tamaño y consecuente volumen, no suelen padecer episodios violentos a lo largo de su vida. Los peligros a los que debe enfrentarse son mínimos y están condicionados a las reglas naturales que son tan incuestionables como brutal es la Naturaleza misma. La capacidad de adaptación de estos mamíferos marinos es indiscutible como irrefutable es el hecho de que es el humano su máximo depredador.

La adaptabilidad del hombre rebasa la de estos cetáceos y es a partir de ella que se ha generado la relación entre ambas especies. Los humanos hemos podido convertir el mundo gracias a nuestra capacidad para transformar la realidad y la materia de que está construida. En la historia de la humanidad uno de los hitos evolutivos fue precisamente el que permitió la invención y el uso de herramientas, el desarrollo de un lenguaje que funciona como extensión de nuestro cuerpo. Esto favoreció la comprensión del ser con respecto a su circunstancia vital en términos filosóficos y tecnológicos.

El arte comprende de manera integral estos eventos: el uso de la herramienta y la interpretación del entorno a partir de la experiencia. La relación entre paisaje, mente, mano y herramienta (sea lápiz sobre papel o arpón sobre ballena) existe desde sus variantes prehistóricas hasta lo que la tecnología y sus posibilidades nos ofrecen el día de hoy.

II. Proyecto

A partir de la relación entre el arpón y el hombre decidí comenzar mi proyecto. El arpón tiene como muchas otras herramientas un fin mortífero. En principio fue usado por comunidades que vieron en la caza de ballenas una forma de asegurar su supervivencia. Eventualmente la caza derivó en matanza y lo que en un momento supondría la supervivencia de una especie derivó en la casi extinción de la otra.

El arpón juega un papel determinante en esta historia y sus asociaciones antropológicas en tanto herramienta contiene elementos interesantes. Manifiesta una habilidad, el dominio de un objeto, la extensión del brazo y la expansión del cuerpo en el espacio. Implica también una conexión de dimensión arrogante y metafórica: el control sobre la Naturaleza, el descrédito ante lo colosal y el poder ejercido desde la inteligencia.

Por esa razón mandé hacer 4 arpones de hierro forjado, tomando como referencia los dos modelos de arpones más efectivos de la historia antigua.

El ejercicio de esta inteligencia también se manifiesta desde el entendido de que lo que conocemos de las ballenas es mínimo en comparación con la complejidad que la Naturaleza exige de aquello que la compone. Decidí echar mano de aquello que condensa lo que conocemos de estos animales o la bibliografía existente sobre ballenas. Partiendo de esto hice una selección de quince libros sobre el tema y que van desde literatura fantástica hasta tratados científicos e históricos pasando por ensayos acerca de la caza ballenera y sus implicaciones políticas y ambientalistas. Una vez hecha la selección se mandaron encuadernar los libros en piel gris, haciendo una asociación cromática, pictórica y escultórica contraponiendo el volumen espacial de la ballena con respecto al “volumen de conocimiento” que se concentra en estos libros. Después de todo las ballenas solo existen al ser nombradas, comprendidas o diseccionadas en tanto idea. Estos libros formarán un volumen genérico y gris, sin título que los identifique. Son la afirmación sintética de nuestra relación con esa otra especie.

Acompañando estas dos piezas habrá un letrero en luz neón con la frase “Thar she blows”, una deformación lingüística de “There she blows” -en español “Ahí, ella resopla”- con la que los antiguos marineros comunicaban a la tripulación la presencia de una ballena para proceder a su persecución y muerte. La frase, de una macabra carga poética, establece un equilibrio sintáctico al ser colocada al lado de los arpones y los libros.

Por último realicé un dibujo donde se representa el ojo de una ballena. Con esto intento tener un cuarto acercamiento al leviatán desde una perspectiva “artística” en el sentido convencional del término. Siendo el arte una actividad que privilegia la imagen como punto de partida consideré conveniente utilizar este recurso para reafirmar, desde el acto mismo de dibujar, las posibilidades que ofrece la actividad artística para relacionarnos con aquello desconocido que genera interés y en consecuencia, conocimiento.

III. Conclusión

Con estos cuatro acercamientos pretendo generarme un poco de luz -del mismo modo que el espermaceti o aceite de ballena alumbró quinqués- para penetrar esa mole de dimensiones incomprensibles a partir de las herramientas de las que dispongo. El conocimiento y el arte sucede en los vínculos que cada quien genere entre y a partir de estas cuatro perspectivas.

Como la energía, todo conocimiento es transformable. No hay herramientas buenas o malas, en cambio existen distintas formas de usarlas. En mi caso, quisiera transformar el sentido de cada una de estas hacia una energía emparentada al carácter apacible de la ballena, usando los vínculos que, como especies, nos han conectado a lo largo del tiempo.

72_thar-she-blows.jpg
       
72_thar-she-blows-2.jpg
       
72_ojo-de-ballena.jpg
       
72_arpones-copia.jpg